Cafeína, deporte y salud: mitos frecuentes y hechos demostrados.

Vayamos al Dr. Google, que nos informa de casi todo sobre lo que queremos conocer de algún tema.

Hacemos deporte, tomamos tal vez medicación para algún problema de salud, nos gusta mucho el café y además, de vez en cuando, utilizamos algún gel o barrita energética con cafeína, que nos han dicho que va bien para el rendimiento deportivo.

Pero no estamos seguros y queremos indagar más. Así que, colocamos en el buscador:

Café: 4.160.000.000 referencias.  Madre mía, mucho parece. Refinemos la búsqueda.

Cafeína: 28.100.000 referencias.  Aún es demasiado. ¿Cómo ver 28 millones de referencias? Imposible, como mucho, puedo mirar tres o cuatro páginas, con ocho o diez enlaces por página.

Bueno, pues vamos al grano ( y nunca mejor dicho):

Café, deporte, salud: 88.400.000 referencias. Más que con la anterior.

Cafeína, deporte, salud: 2.040.000 referencias.  Vale, dos millones de referencias es otra cosa, pero sigue siendo demasiada información para revisar. Además, ¿quién me asegura que lo que encuentre tenga fundamento y sea verdad?

¿O me querrán vender alguna “moto” en algún sitio? Todo puede ser.

Y esto sólo es español, porque si coloco los términos en inglés, ya me da un patatús.

Así que, para facilitarte la cosa, me he leído los dos millones de páginas web, he escrutado cada dato para confirmar su exactitud (incluso de las páginas en inglés) y te hago un resumen rápido de cosas que creo que son interesantes en referencia a la cafeína, el deporte y la salud.

Y si acaso, otro día hablamos de la cafeína y el rendimiento deportivo.

Mito nº 1: En enfermos del corazón, tomar café aumenta el riesgo de sufrir una arritmia cardiaca.

Es un mito, no es cierto, como han demostrado algunos estudios, que el aumento en el consumo de café (incluso en altas cantidades), aumente el riesgo de padecer arritmias. Esto, como es razonable pensar, no quiere decir que se pueda beber uno (padezca o no del corazón) un barril de café o tomar suplementos de cafeína sin límite, puesto que el exceso siempre acarrea riesgo de sufrir otros efectos adversos ligados a la cafeína.

Hechos demostrados: Menos de 200 mg de cafeína al día, en embarazadas, se considera inocuo respecto a la posibilidad de aborto o nacimiento prematuro.

Fuente: American College of Obstetrics and Gynecologists.

Mito nº 2: El café (y la cafeína) aumentan la posibilidad de padecer  hipertensión.

No es cierto, puesto que la cafeína, consumida en las cantidades que son típicas y habituales en bebedores de café, no aumenta la posibilidad de padecer hipertensión, arritmia o insuficiencia cardiaca.

Hechos demostrados: El consumo de café es bueno para el hígado.

El consumo moderado de café, lejos de ser malo para el hígado, se ha demostrado como un factor protector, de forma que los enfermos hepáticos que toman café tienen menos riesgo de progresar a cirrosis (degeneración del hígado). Además, parece ser que los enfermos de hígado graso, tienen cierta mejoría en su enfermedad si son consumidores moderados de café que si no lo son.

Mito nº 3:  El aumento en el consumo de café aumenta la mortalidad por todas las causas en personas con nefropatía crónica ( enfermedad crónica del riñón).

En un estudio observacional, se halló justo lo contrario, es decir, los consumidores de café con enfermedad renal crónica tienen menos posibilidades de morir por cualquier causa que los no consumidores. Es decir, que el café no es malo para el riñón.

Hechos demostradosOjo a las bebidas energética con cafeína.

Una bebida energética con cafeína (no daremos marcas), se asocia con alteraciones de la elasticidad arterial en adultos, jóvenes y sanos.

¿Cuántos adultos jóvenes y sanos hacen a diario deporte? ¿Cuántos de ellos suelen tomar en sus ratos de ocio, bebidas energéticas con cafeína.?

La capacidad de dilatación de las arterias, imprescindible cuando le pedimos al corazón más trabajo para llevar sangre a los músculos en los momentos de esfuerzo, se puede reducir hasta un 50% de manera aguda. Por ello, ojo a este tipo de bebidas, la costumbre de consumirlas y la práctica deportiva en las horas siguientes.

Mito nº 4: Las mujeres con migraña causada por la menstruación no deben consumir cafeína.

Esto no es cierto, puesto que la asociación de paracetamol o aspirina con cafeína es más eficaz para aliviar la migraña en mujeres, tanto si tienen la regla como si el dolor es debido a otra causa.

Hechos demostrados: la toxicidad de la cafeína depende de la edad.

El umbral de toxicidad de la cafeína es de 400 mg por día, en adultos de más de 19 años.

En adolescentes (12-19 años), el límite está en 100 mg.

Teniendo en cuenta la cantidad de cafeína presente en el café y la cantidad presente en geles y barritas energéticas, hay que ser precavido a la hora de elegir estos suplementos y no perder de vista la cantidad de cafeína en los cafés del desayuno, mediodía y otros alimentos (té, cacao, chocolate).

Por término medio, un café espreso contiene 80 mg de cafeína, un americano, 154 mg,  un café instantáneo (de sobre), 57 mg y los cafés en cápsulas, entre 55 y 65 mg.

Mito nº 5: El café no influye en los niveles del colesterol malo (LDL-Colesterol) y triglicéridos.

No es cierto, porque el método de preparación del café influye en los niveles de estos dos componentes, de manera que el café sin filtrar suele provocar la elevación en los niveles de colesterol malo (LDL-Colesterol) y triglicéridos. Por ello, aquellas personas con colesterol y triglicéridos altos, deberían tomar café filtrado, que sería mucho más conveniente para su salud cardiovascular.

Hechos demostradostabaco y cafeína.

La verdad es que no se entiende muy bien cómo hay personas que hacen deporte de manera habitual y además, fuman. Porque como ya reseñé en un artículo anterior, hacer deporte no compensa ni total ni parcialmente los efectos nocivos del tabaco. Pero en el caso de deportistas que fuman, toman café y están dispuestos a dejar el tabaco, deberían saber que el tabaco aumenta la eliminación de cafeína por el organismo.

Por ello, si un fumador deja de fumar, la concentración de cafeína en su organismo puede llegar a duplicarse y por ello, sus efectos adversos. Puede que llegue a sentirse muy mal y no saber porqué. He ahí la razón.

Lo dicho, otro día hablamos de cafeína y rendimiento deportivo. Pero en serio.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *